“SECCIÓN 2: LA SEGUNDA MITAD DEL PRIMER AÑO DE VIDA..

 

 

 

 

 

 

SECCIÓN 2: LA SEGUNDA MITAD DEL PRIMER AÑO DE VIDA

 

El bebé (Ahora llamado Nathan) que hemos llegado a conocer a los seis meses de edad experimentará cambios dramáticos internos tangibles en los próximos meses. Sus crecientes capacidades para convertir los anhelos internos en gestos y actos cargados de emoción y propósito, comienzan a transformarlo en un ser eficaz, comunicativo e intencional a medida que avanza hacia su primer cumpleaños. En su interior, Nathan va esculpiendo progresivamente una identidad propia cruda, animada por el sentido de la proeza, los modelos consolidados de sus mundos y la euforia por expresar intenciones que dan forma a las interacciones.

El amor mutuo busca una voz

Ahora conocemos bien (“LA DANZA” SECCIÓN 1) que el bebé y la madre están envueltos en un lazo emocional cada vez más profundo. Su devoción mutua lo impregna y lo impulsa a buscar a su madre y a su placer mutuo. Se ha convertido rápidamente en la persona preferida de Nathan, ya que él interioriza una impresión emocionalmente moldeada de sí mismo como un compañero cariñoso en una relación exclusiva. Sus breves interacciones parecen encantadoras. La sensación de deseo se ha convertido en parte de Nathan, que se emociona al recibir y devolver la cálida mirada y sonrisa de su madre. Su propio balbuceo florece a medida que las expresiones y los tonos de arrullo son respondidos más rápidamente. A medida que su capacidad de respuesta es más regular, tanto la madre como Nathan sienten una necesidad natural de articular mejor su afecto conjunto.

 

 

Creando Círculos de Comunicación

Su devoción común establecida ahora sirve para impulsar a padres e hijos a encontrar una forma más unificada para que él exprese y que los padres lean sus motivos y deseos.

El entusiasmo de Nathan por la comunicación y la interacción se pone de manifiesto en sus crecientes intentos de establecer un contacto más fiable. A veces hace un movimiento de mano, un sonido y/o una mirada en busca de una respuesta de uno de sus padres. Luego, Nathan puede mirar a su cuidador de forma neutral y permanecer pasivo a pesar de recibir un toque relajante. En el transcurso de los próximos meses, esta tendencia de”hit-or-miss” da paso gradualmente a expresiones y respuestas más definidas y breves. El lenguaje gestual está en marcha, aunque inicialmente el vaivén será intermitente y arrítmico. Sin embargo, es dentro de este breve período de tiempo (6-9 meses) que el cuidador y Nathan se esforzarán por echar raíces para que el futuro cultivo de las señales madure y se convierta en transmisiones exitosas. Cuando un mensaje es comprendido tanto por el padre como por el bebé, podemos describirlo como un “círculo de comunicación”.

 

Aquí hay un niño pequeño y un cuidador en un compromiso mutuo y placentero con gestos faciales y vocales breves y cálidos. Comienzan a formar 1-2 breves “círculos” a la vez.

 

 

Un “círculo” consiste en tres emiciones deliberadas, pre-verbales, entre el cuidador y el niño:

 

(1) una comunicación de apertura por el iniciador

(2) una respuesta compatible del receptor

(3) El iniciador responde a la respuesta del receptor indicando que entendió y siguió la intención original del iniciador.

Por ejemplo, (1) Nathan agarra y muerde una pelota de goma mientras chilla excitado. (2) El padre responde con un entusiasta”Wow” e imita a su hijo sosteniendo la pelota. (3) Nathan responde con una sonrisa radiante y un grito vehemente. No sólo el padre se ha unido a la diversión, sino que su hijo anuncia en voz alta que el padre en verdad captó y siguió la acción enérgica de su hijo. A través de innumerables pruebas, Nathan está estableciendo su vocabulario gestual para mostrar su propósito. El cuidador y el bebé están co-construyendo señales más discernibles para interpretar los rostros, los movimientos y las expresiones de los demás. Su dialecto emergente está cargado por su apasionado deseo mutuo de saber que su afecto compartido está siendo transmitido, sentido y devuelto en cada encuentro.

La lectura y la respuesta de los padres a la conducta naciente y deliberada de su bebé juega un papel instrumental en el trabajo dinámico para encontrar un medio de comunicación más confiable. El padre y la madre gastan menos energía tratando en inferir con precisión cuál es la necesidad, alegría o preocupación de su hijo. Las señales cada vez más claras del niño producen respuestas más asertivas a partir de ellas.

Por ejemplo, Nathan agarra asertivamente un balón y su padre aplaude “WOW” para igualar el logro entusiasta de Nathan. Al hacerlo, el padre está diciendo esencialmente:”Entiendo tu deseo y lo que quieres“. A su vez, Nathan sabe que su mensaje fue entendido, así que celebra que han formado un “círculo” completo. Además, los cuidadores tienen ahora una ventana a la vida interna del bebé con la comprensión de que el comportamiento tangible de su bebé refleja sus motivos internos no vistos. Es en estos momentos que los cuidadores suelen decir que cuando estas conversaciones rudimentarias comienzan, de repente ven que el niño ya no es un bebé, sino una persona con su propia mente.

Dentro de esta construcción gestual del lenguaje se encuentra un ingrediente más sutil pero crítico para su éxito: Nathan y su padre también están inventando un tempo para generar “círculos”. Buscan y encuentran el mejor momento o ritmo para sus intercambios de ida y vuelta con el fin de convertirse en”oradores” y”oyentes” fluidos. Entre aproximadamente 6-9 meses, esta cadencia se forma en un pulso más consistente. La díada siente y disfruta de su armonía interactiva como un dúo cantante. Su tiempo de evolución pronto proporcionará el”ritmo” y el deseo de que el padre y el hijo en los próximos meses vinculen más “círculos” en cadenas continuas o en discursos pre-verbales.

 

Al igual que Nathan y su padre, esta niña y su madre encuentran un “latido” común que construye muchos “círculos” en un juego de búsqueda de comida generado espontáneamente. ¿O es en realidad”Esconderse”?

 

 

Actualmente, estos “círculos de comunicación” se practicarán sin fin a medida que la díada se ensambla en un sistema de comunicación gestual. De esta manera, los movimientos y el diálogo rítmico se traducen en significados compartidos. Un círculo generará otro hasta que hayan creado varios círculos vinculados en conversaciones breves.

Ahora vemos a Nathan y a su padre seguir jugando a la pelota. Su primer “círculo” terminó cuando Nathan sonrió ante el”¡Wow! De este modo, Nathan se ve obligado a golpear varias veces la parte superior de la pelota. El padre atrae la atención de Nathan y golpea con firmeza el suelo alfombrado exactamente como Nathan había golpeado su pelota. Nathan se asusta un poco, se detiene, mira fijamente y golpea los costados de la pelota.

El padre encuentra de nuevo los ojos de Nathan, pero ahora se golpea en las costillas imitando el ritmo del tambor de Nathan. A su vez, Nathan aprieta el balón, mira calurosamente la cara de su padre, sonríe y exclama: “¡Eeeehhh! “.

 

Durante el período de 6 a 9 meses, podemos esperar que cualquiera de los padres y el bebé trabajen gradualmente hasta aproximadamente 6 a 10 “círculos” continuos.

Este código fundamental y personalizado de miradas y acciones multisensoriales es la base sobre la que se ensamblará la futura comunicación verbal para transmitir un amplio abanico de significados.

 

Fase de Separación-Individuación – Más allá de Sentirse “Diferente”

Como recordamos, el apego de Nathan y sus padres se había originado y sellado gracias a su abrazo protector. Cuando el cuidador sació momentáneamente las necesidades somáticas del recién nacido, la atracción emocional instintiva entre sí cobró vida, resultando finalmente en un amor mutuo. El bebé tiene al principio una percepción turbia, basada en los sentidos, de que hay un límite real entre sus cuerpos. Ergo, son dos seres diferentes, no uno. En este punto inicial, estos fenómenos son en gran medida indetectables, pero durante mucho tiempo se han considerado la inauguración del proceso psicológico central y continuo llamado la Fase de Separación-Individuación del desarrollo. En este punto temprano, su apego emocional madura como una devoción exclusiva a un “otro” (Subfase de Diferenciación).

Al adoptar un lenguaje esencial, Nathan y sus cuidadores sienten ahora más explícitamente su devoción compartida. Este asombroso logro de establecer una comunicación rudimentaria fortalece su apego, ya que se entienden mejor entre sí. Los lazos de Nathan con sus padres se están entretejiendo en un tejido de varias capas, enlazado por la necesidad básica, el amor mutuo y el intercambio intencionado.

A su vez, Nathan necesita y adora a sus padres, se da cuenta de que influye en los demás de la manera que desea y espera. Mientras reúne y reordena sus innumerables intercambios, Nathan está moldeando una imagen más elaborada y distinta de sí mismo que emerge más allá de la esencia vital de su apego.

 

Un Nacimiento del Sentido de Poder

A medida que se construye el lenguaje emocional de la díada, cada intercambio victorioso conlleva un significado adicional para el bebé en desarrollo; es decir, sus acciones afectaron el diálogo. Lo que se acumula en Nathan en su interior es el reconocimiento de que ahora es un comunicador decidido. Se da cuenta y se deleita con la admiración de sus padres por su creciente habilidad para animar sus sentimientos. Cuanto más afecta a las respuestas de sus padres, Nathan se da cuenta de cómo puede dar forma a lo que sucede a continuación. Nathan se inspira en sus proezas y en cómo éstas cautivan a sus padres. Así que se esfuerza por ser un socio más versado en lo que se están convirtiendo en interacciones habituales. En el proceso, la regulación, la seguridad y el amor mutuo fundados meses antes se han fortalecido a medida que la díada establece un contacto más constante.

Además de ser un compañero cariñoso, ahora celebra ser un comunicador demostrativo.

 

Aquí hay una niña sin duda decidida que demuestra su deseo con una acción contundente. Sus señales gestuales son musculares, el padre le responde fácilmente que entiende completamente su intención.

 

 

Nathan gatea y su relación primaria se transforma

Hacia los nueve meses, la fuerza motora y la coordinación del niño pueden haber progresado lo suficiente como para permitirle usar sus brazos, piernas y torso en un movimiento más unificado. Por lo tanto, hace descubrimientos duales. Primero, descubre que puede mover su cuerpo voluntariamente. Segundo, cuando lo logra, puede cubrir una distancia a través de la alfombra, rascando nuevas texturas y engullendo pelusas. Mientras que primero se arrastra y luego comienza a intentar gatear, puede acercarse a los viejos lugares de interés y luego alejarse. Está experimentando su mundo de una manera mas plena, a través de un lente tridimensional.

 

Aquí hay un niño pequeño gateando tras un deseable triciclo de madera. Note que no sólo transmite su persistencia sino su mensaje inconfundible a su padre de que el triciclo es para él y NO para su padre. Este niño persigue su meta con una acción independiente y resuelta que refleja su cargado sentido interno de autonomía y destreza al tomar posesión de su triciclo.

 

 

Al igual que el buscador de triciclos, nuestro amigo Nathan empieza a moverse y a transformar su panorama, reconfigurando (de nuevo) sus esquemas internos de sus relaciones amorosas y auto valimiento. Esto marca un momento crucial en prácticamente todos los aspectos del crecimiento de Nathan. Ser capaz de propulsarse el mismo y de crear su propia excitación le infundirá un sentido más agudo de autonomía e individualidad. La eficacia que Nathan ha sentido como comunicador se intensifica cuando convierte su curiosidad en acción deliberada y logra sus objetivos. Nathan se siente electrizado por sus nuevas habilidades físicas y se alegra de que sus padres estén tan interesados en lo que él está”haciendo”. Esta emocionado en mostrar su nuevo logro, captar la atencion alentadora de sus padres y entretener aquellos que miran, pareciendose su accion a “fanfarronear” con esta demostracion.

 

Explora a voluntad, manipula objetos, experimenta con nuevas habilidades físicas e incluso imita el comportamiento de sus padres. Su sentido de poder aumenta a medida que “hace que las cosas sucedan” tanto en su esfera interpersonal como en la material. Siente que crea sus propios momentos a medida que altera las interacciones estándar, convierte la suciedad en lodo o juega a las hamburguesas con su padre.

Poseedor de habilidades físicas novedosas, Nathan puede ampliar el alcance de su juego. Volviendo al juego de pelota padre-hijo, Nathan mejora su diversión previa (también conocida como “círculos”) al empujar la pelota con la mano y el brazo. El padre mira la bola rodante con un interés animado, mira a Nathan y la recoge. El padre imita a Nathan devolviéndole la pelota a su hijo. Nathan grita, sonríe y trata de agarrar la pelota. “Sí, tienes el balón”.

El apetito de Nathan por investigar, practicar y ejercitar su destreza de madurez puede “encenderse” de la noche a la mañana. Si es así, encontrar aventuras parece ahora su búsqueda implacable. Lo que ocurre inherentemente es que se aleja gradualmente de sus cuidadores primarios, arrastrandose a lo largo del suelo para inspeccionar nuevos reinos por sí mismo. Nathan demuestra a sus cuidadores que puede aprender sin ellos si se apresura a hacer espacio físico entre ellos. Todos ellos son testigos de que las maniobras de Nathan representan que se siente separado de sus seres queridos. Al descubrir que puede abastecerse de nuevos e infinitos horizontes, siente que se está convirtiendo en su propio agente. Se libera porque ya no necesita tenerlos cerca en todo momento. Esto es un testimonio de los varios niveles en el vinculo que todos han logrado. Nathan se siente seguro de la presencia y el amor de sus padres cuando experimenta la electrizante sensación de confianza en sí mismo.

 

Aquí hay otro niño pequeño como Nathan que quiere hacer frente a un desafío y demostrar su sentido interior de destreza y competencia. Observe cómo la madre y el niño comunican desde el otro lado de la sala su confianza y entusiasmo por su arduo trabajo y su victoria.

 

 

Sin embargo, a medida que Nathan comienza este cambio dramático, la naturaleza de sus relaciones de apego también sufrirá cambios profundos. El año que viene, Nathan querrá sentir y mantener una relación fuerte con sus padres, al mismo tiempo que anhela”volar solo”. Si bien sus conexiones con los padres son multidimensionales y sólidas, su apego se ha basado en la sujeción, el tacto y la proximidad mutua. Nathan y sus padres deben reconstruir a distancia la seguridad, el amor y la interacción significativa.

Este dilema de diferentes deseos que compiten delinea y caracteriza la Subfase Práctica de la Fase de Separación-Individuación del desarrollo temprano. A los nueve meses, los padres pueden empezar a ver a Nathan deslizarse, encontrar un sonajero y estar absortos sacudiéndolo y golpeándolo en el suelo. Cuando el juguete rueda debajo de una silla, Nathan trabaja para rodear el borde de la silla y recuperar el sonajero. De repente se da cuenta de que ya no puede ver a sus padres cuando son oscurecidos por la silla. Teme que se hayan ido, llora y se apresura a encontrarlos y a ser envuelto en sus brazos.

Esta escena clásica que Nathan y sus cuidadores han interpretado se repetirá en diferentes formas en los próximos meses. Practicarán innumerables veces al día cómo transmitir sentimientos cuando están separados físicamente, tranquilizarán a Nathan sobre la disponibilidad de los padres, establecerán una práctica estándar para que Nathan se vaya y regrese (comúnmente llamada “enchufar”), y mucho más. La familia ha entrado en una nueva frontera en la que Nathan y sus padres se esforzarán por navegar y conectar con sus imágenes internas de sí mismo de un compañero cariñoso, un comunicador competente y un individuo poderoso.

 

Aquí hay una niña decidida a celebrar que puede moverse a su antojo mientras ejerce su libertad y navega por su casa. Sin embargo, quiere saber si su cuidador la ve y hacia dónde se dirige. Ella está segura de que puede salir corriendo alegremente sabiendo que es admirada y amada.

 

 

 

La necesidad vital del niño de sentirse conectado mientras se define dinámicamente como una persona completa tomará muchos giros y vueltas virtualmente impregnando todos los aspectos de su desarrollo. En esta coyuntura, la dimensión de Separación-Individuación de su crecimiento está bien encaminada y servirá continuamente como un proceso central que moldeará no sólo su sentido de sí mismo sino también la calidad tanto de sus capacidades de desarrollo como de sus relaciones en constante evolución.

Filed Under: “EL BAILE” POR QUÉ LA MADRE Y EL VÍNCULO INFANTIL

About Griff Doyle Ph.D ...

Griff Doyle, PhD es un psicólogo clínico licenciado en el área metropolitana de Washington, DC con su oficina en Bethesda, MD. Es el Director de Admisiones y Certificación de los Programas de Capacitación de la Fundación Profectum y es miembro de la Facultad Principal y ex Co-Presidente de la Serie de Seminarios de Posgrado en Psicoterapia del Desarrollo en la Escuela de Psiquiatría de Washington en Washington, DC.